El Azteca: ¿un estadio obsoleto?

Ciudad de México a 14 de Noviembre del 2018 (redacción).-La cancelación del juego de la NFL en México entre los Jefes de Kansas City y los Carneros de Los Angeles ha sentado un precedente en el historial del Estadio Azteca, un inmueble que, si bien es históricamente uno de los más representativos en el balompié mundial, su adaptación al siglo XXI a través de las remodelaciones no ha sido la correcta.

El inmueble, fundado en 1966, vive actualmente una de sus peores etapas de su existencia, al tener un campo en estado deplorable, producto de una mala planeación en la instalación del césped híbrido –se realizó en tan solo 40 días sin la posibilidad de permitirle afianzarse correctamente-, las constantes lluvias en la capital, y la recurrente actividad deportiva –partidos de Liga y Copa entre Club América y Cruz Azul, así como conciertos-.

El Coloso de Santa Úrsula se ha sometido en los últimos años a remodelaciones que, si bien no han sido del agrado de todos los aficionados, han sido necesarias para modernizar este inmueble. El crecimiento de los vestidores, la reducción del aforo, la mejora de la zona de prensa y las zonas vip, entre otros ajustes, fueron necesarios para que se pudieran albergar juegos de la NFL en 2016 y 2017. Sin embargo, para esta edición, la situación del pasto fue determinante para cambiar el juego a Los Ángeles, a seis días del cotejo originalmente programado en nuestro país.  LAS NORMAS QUE NO SE CUMPLIERON  En su sitio de operaciones, la NFL explica a detalle los puntos que una cancha debe cumplir para poder albergar uno de sus partidos.

Aunque el juego se haya cancelado, la administración del Coloso de Santa Úrsula tiene la obligación de hacer mejoras lo más pronto posible, para evitar más afectaciones a corto, mediano y largo plazo.  Por un lado, Club América y Cruz Azul avanzaron a la liguilla, y el terreno está en condiciones que pueden llegar a afectar a jugadores de ambas escuadras. La cosa no termina ahí, pues los demás equipos también requieren de medidas que garanticen su seguridad para los próximos torneos.  Aún hay un contrato con la NFL para traer más juegos, por lo que se deberán cumplir con los estándares al pie de la letra. Mención aparte para el Mundial conjunto de 2026 entre México, Estados Unidos y Canadá, con el Azteca como uno de los estadios elegidos en el proyecto.