¿Qué modo de pago te conviene más durante el Buen Fin?

Ciudad de México a 16 de Noviembre del 2018 (Milenio).-Hoy arranca oficialmente la temporada de compras navideñas. Los descuentos, productos gratis y, sobre todo, los meses sin intereses parecen ser el incentivo perfecto para gastar, y en ocasiones un poco de más de la cuenta.  En esta edición Buen Fin, se espera que las ventas crezcan 5% respecto del año pasado, a pesar de que el Banco de México informó recientemente que en los últimos dos meses la confianza del consumidor disminuyó.

El Consejo Coordinador Empresarial (CEE) vislumbra un panorama alentador en los resultados de este año. “El hecho de que el Índice de Confianza del Consumidor haya descendido 1.8%, no afectará las compras que se esperan durante este fin de semana”, dice Juan Pablo Castañón, presidente del CCE. Además, afirma, “hay un buen ánimo en los consumidores mexicanos, las cosas pintan bien y vamos a ver resultados positivos”.

Este año, el Buen Fin buscará vender cerca de 97,000 millones de pesos (mdp) entre productos, bienes y servicios, 5% más de lo vendido en 2017, donde la ventas registraron un valor de 94,000 mdp, de los cuales, 40,000 mdp fueron pagados a través de tarjetas de crédito; 26,000 mdp en efectivo y 23,000 mdp con tarjeta de débito, mientras que los restantes 5,000 mdp fueron pagados por puntos que ofrecieron los mismos establecimientos.  Además, según cifras del CCE, el gasto promedio de cada ticket emitido por compra con tarjeta de crédito fue de 1,774 pesos, mientras que con débito fue de 673 pesos.

Pero, ¿qué tan recomendable es pagar con tarjeta de crédito, de débito o en efectivo nuestras compras? Durante el Buen Fin, 6 de cada 10 mexicanos prefieren pagar en efectivo, mientras que los otros 4 prefieren los meses sin intereses.  De acuerdo con Freddy Domínguez, cofundador de Coru (antes ComparaGuru.com) no es recomendable que utilices los meses sin intereses para compras menores que se van a repetir el mes siguiente, como la despensa o tus vacaciones para Navidad, pues seguirás pagando incluso después de utilizar el servicio o los productos.  También recomienda tomar en cuenta el tiempo de las mensualidades, por ejemplo, si compras una computadora es aconsejable adquirirla a 12 meses, pero si te la ofrecen a 48 meses no es viable, ya que la tecnología evoluciona constantemente.